Camping con niños: llévalos a tu próxima aventura

Rated 4.3 out of 5
4.3
4.3 de 5 estrellas (3 valoraciones)

Los niños gozarán y tú también. Ir de camping con ellos puede sonar duro, pero una vez dominado, es un placer. Su único defecto es que se vuelve adictivo… Te faltarán fines de semana para arrancar con tu carpa y tus pequeños aventureros bajo el brazo. Ignacia Rojas, blogger y mamá outdoor, nos comparte acá algunos de sus trucos para volverse experto en este arte.

A SALIR

Que salir de camping con niños es algo heroico sólo lo piensan los que nunca lo han hecho… La verdad es que con un par de estrategias y algo de planificación aventurarse a la naturaleza en familia puede ser por lejos la manera más relajante de pasar el tiempo, conectar con la naturaleza y con los tuyos. Lo que más disfrutamos cuando acampamos es el quiebre de rutinas, olvidar las reglas (las de modales e higiene también… aunque un frasco de colonia nunca está de más). Son momentos de carta blanca, el “minuto de confianza” familiar, donde aparecen conversaciones inesperadas o se asumen nuevos roles en el grupo.

TOMA NOTA

La regla básica, entonces, es disfrutar: un camping puede ser por una noche, se puede llevar sólo comida preparada y la aventura puede incluso terminar antes si los ánimos o el clima no están acompañando. Lo importante es volver siempre con saldo positivo, que todos queden con ganas de repetir la experiencia y, ojalá, con gusto a poco. Incluso los más duros hemos tenido que “cerrar el local” antes de lo planificado en aras de la felicidad familiar.

Ante todo, hay que elegir bien el lugar de acuerdo a la compañía, el clima y las ganas. Temperatura intermedia, bosque sombrío y algo de agua para jugar siempre es exitoso con niños. Demasiado calor o frío es más pesado, también las plagas de zancudo o de colihuachos. Saber con anticipación si el auto va a quedar cerca de la carpa, si habrá una llave de agua en el sitio o si hay un lugar donde pasear cerca son datos clave para decidir si el destino es adecuado. Pedir consejo a otras familias sobre camping recomendados y revisar bien el pronóstico del tiempo antes de salir. ¿Vas con una guagua chica? Mira nuestras recomendaciones más abajo.

A TOMAR EN CUENTA

Si hay niños, hay desorden y seguro que bastante suciedad. Asumir eso desde el principio para no desesperarse es importante. Si es playa, será arena. Si es cerro en verano, será tierra. Abrazar el caos, ignorarlo o reservar un espacio inmaculado de control (en mi caso es el saco de dormir. Es intocable)… cada uno tiene su estrategia, lo importante es considerarlo con anticipación para ir preparados.

Sugiero mantener todo en modo simple y ordenado, desde el equipo hasta las comidas. Los niños chicos dan más trabajo cuando las rutinas se quiebran, así que conviene ir de a poco. Para el primer camping con guagua es mejor comer sencillo, almorzar sandwiches para llevar de paseo y terminar con unos clásicos tallarines en la noche. Ya a la siguiente salida, cuando se haya armado algo el sistema, se puede ir soñando con sofisticación culinaria, algunos chiches tecnológicos y un ambiente más acogedor. Consejo de experto: una hamaca puede ser la mejor cuna que hayas tenido. Para ti y para tus hijos menores, claro.

No es necesario ser súper deportistas, muy expertos ni tener gran equipamiento para salir. Un camping veraniego, por ejemplo, puede hacerse sólo con una carpa básica. Incluso los sacos de dormir y colchonetas pueden reemplazarse por unos mat de yoga y unas frazadas. Después, cuando se vayan entusiasmando, se puede mejorar el equipo y la ropa de la familia para ir extremando las aventuras. ¿No te alcanza el presupuesto para un camping de moda? Prueba cerca de tu casa, busca parques alternativos, pide permiso al dueño de algún campo lindo que veas por el camino… Cuando estés mirando las estrellas, en silencio junto a tus hijos o sobrinos, todo el esfuerzo va a haber valido la pena.

¿Puedo llevar a una guagua?

Una guagua prefiere estar con sus padres antes que todo. Y si es en naturaleza, tanto mejor. Se relajan y disfrutan igual que los adultos. ¿Qué tan chicas pueden ir? Apenas la madre se sienta con fuerzas para cuidarla, si las dos están sanas, no hay problema. La recomendación médica es llevar siempre un botiquín completo, elegir un camping con fácil acceso a un centro de salud, nunca a más de 2.500 m de altitud y evitar lugares con mucho sol o con demasiados insectos, ya que no se puede poner repelente o protector solar a un recién nacido.

¿Nuestro camping familiar estrella? Reserva Nacional Altos de Lircay (en la región del Maule). Tiene todo lo que se busca con niños: bosques impresionantes, caminatas cortas, río para bañarse, llave de agua en el sitio, auto a la puerta y, además, es económico.


¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!

¿Cuán útil te pareció esta información?

Haz click en una estrella para otorgar nota

Comentarios

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Noticias relacionadas

Blog Andesgear