Cómo encontrar naturaleza y frescor en la ciudad

Rated 5 out of 5
5
5 de 5 estrellas (3 valoraciones)

En busca de verde en la selva de cemento: una misión difícil, pero no imposible para capear el calor de este verano.

Los niños son la mejor excusa para un montón de cosas que uno quisiera hacer, pero no debiera. Uno aprende eso pronto y hay que saber sacarle el jugo. ¿Cómo sobrevivir un verano caluroso en una gran ciudad? Inventando panoramas para niños y gozando con ellos a la par. Nadie va a juzgar, es por los niños, ¿verdad? Acá algunas ideas para inspirarse:

 

1. HACER DEL PARQUE UN HOGAR

Picnic, libros, manta, cuadernos para dibujar… Una vez que se encuentra esa sombra regalona hay que hacerla durar. Llevar un columpio o una hamaca no es mala idea. Y repetir para crear la rutina. Hay que aprender de los argentinos, ¿los han visto? Es una maravilla cómo montan mesas, sillas plegables, diario, picnic. Todo muy ordenado, muy adecuado, como si estuvieran en el jardín de su casa. Solo que están en el bandejón central de la carretera o en el pasto de algún parque. Lo disfrutan con el alma.

Diseno sin titulo 2022 02 15T170817.185

En Andesgear vendemos hamacas compactables y de peso ligero, ideales para llevarlas a cualquier lugar. También puedes fijarlas a postes y rejas, no sólo árboles. Foto: Ignacia Rojas.

 

2. BUSCAR NATURALEZA BAJO TECHO

El Museo Nacional de Historia Natural en Santiago es nuestro destino fresco favorito (en Instagram: @mnhncl). Y el parque de la Quinta Normal, donde se ubica, está repleto de árboles y pasto para descansar después. Otra idea es buscar librerías con rincones especializados en naturaleza y niños (y con aire acondicionado) súper entrete para esas horas cuando pica el sol (mi favorita es Libro Verde, en Orrego Luco, Providencia. No me acuerdo si es fresquita, pero es tan entretenida que nadie se va a dar cuenta si hace calor).

 

3. APROVECHAR LA MAÑANA

Salir tempranísimo, tomar desayuno en la plaza, ventilarse, moverse un poco y volver a las 11 a hacer camas, trabajar y los niños a dormir siesta si somos afortunados.

Tenemos la suerte de que la gran mayoría de las ciudades en Chile tiene cerros y colinas bastante cerca. ¡Paseos a la precordillera son siempre una opción! Al ir de mañana, habrá menos calor, más nitidez y mejores colores y más posibilidades de avistar fauna salvaje.

Diseno sin titulo 2022 02 15T165939.173

Caminatas por los cerros cercanos – ¡trata siempre de hacerlas temprano por las mañanas! Los colores son más nítidos, hace menos calor y en caso de perderte, habrá todo un día para encontrar el camino a casa. Foto: Ignacia Rojas.

 

4. Y APROVECHAR LA TARDE

A las 19 hrs otra vez a la calle con un tentempié, aprovechando la mejor hora del día, la instagrameada “golden hour” (que no es más que la puesta de sol, pero suena increíble así), perfecta para un picnic en la plaza, caminata por el barrio o alguna calle con arboleda.

Diseno sin titulo 2022 02 15T174029.156

¡Tener comida rica a disposición mejora cualquier experiencia! Foto: Francisca Hernández.

 

5. CAMINATA NOCTURNA

Con niños más grandes el paseo con linternas por algún parque o cerro que cierre tarde es un “carrete bacán”. Sugiero invitar un par de amigos al preadolescente y armar un picnic para alargar un poco la velada. El único requisito es conocer muy bien el sendero o estar seguros de la calidad de las señalizaciones, porque es fácil desorientarse de noche.

Diseno sin titulo 2022 02 15T174424.162

Vista hacia la ciudad de Santiago desde una ladera del cerro Pochoco. Foto: Francisca Hernández.

 

Si la caminata es por una calle, se trata de intentar ver arañas y también murciélagos y ratones en los edificios, postes de luz y cables de teléfono suspendidos en los aires.

Diseno sin titulo 2022 02 15T174910.160

¡También en la ciudad es posible encontrar animales! Foto: Andrés González.

 

6. HAZ TU PROPIO CHIFLÓN

Y para eso las ciclovías ayudan mucho en la ciudad. Salir a dar una vuelta en la tarde, 6 – 7 PM. Basta un poquito de viento para sentirse refrescado.

 

7. A PATA PELADA

Donde puedan, cuando puedan. Los grandes también, para dar el ejemplo. Nadie va a juzgar, porque lo hacemos por los niños, ¿cierto? Esta práctica no sólo refresca, sino que dicen que ayuda a formar bien la pisada y la columna vertebral de los niños (pero no soy médico, sólo una mamá que ama estar sin zapatos, así que todas las excusas me sirven). Ojo con la limpieza del suelo: si se ve sospechoso, mejor ponerse los zapatos, puede ser peligroso pincharse con algo.

 

8. BUSCAR AGUA MÁS ALLÁ DE LA PISCINA

Hay sectores en Santiago donde aún corren acequias y pequeños riachuelos (por ejemplo, en el Santuario de la Naturaleza en El Arrayán o el Parque Nacional Río Clarillo en Pirque; Yerba Loca en la curva número 15 del camino a Farellones, etc.); hay piletas donde permiten mojarse en verano; incluso el riego con aspersores de un pasto es un súper panorama para niños chicos (por acá somos fan de los juegos de agua del Parque Araucano en la comuna de Las Condes. Son gratis y ¡hasta tienen música!). Lo mejor es poner cara de padre laborioso y mojarse junto con los niños; nadie va a sospechar y es muy refrescante.

 

9. JUEGOS DE NATURALEZA EN LA CASA

Se trata recolectar tesoros en la plaza (semillas, flores, piedras, palitos) y usarlos de las maneras más increíbles al volver (manualidades, ornamentos, obsequios, etc.). La app Pinterest está llena de ideas de artesanías, experimentos y juegos sensoriales para hacer con todos esos pedacitos de naturaleza que podemos traernos a la casa. En inglés hay más resultados que en español (buscar “nature summer kids” para ideas). En Instagram @mummyandthebears y @our_childhood_adventures, de estilo Montessori, sirven para inspirarse con juegos con elementos de naturaleza bajo techo.

Otra linda opción es dedicarse a pintar paisajes y animales. Con acuarela, ¡esto se convierte en todo un desafío!

 

10. TOMAR HELADOS

¿Qué tienen que ver con naturaleza en la ciudad? Nada. ¡Pero son tan ricos! Y se pueden comer debajo de un árbol.

 

 

La clave para lograr hacer todos estos panoramas mientras se saca adelante el aseo de la casa, el trabajo y la cocina es dejar la mochila de paseos siempre lista. Manta para el suelo, protector solar, gorro de sol, botellas de agua a mano… una versión maximalista pre armada para luego eliminar lo que no se va a usar es el sistema más rápido de armar bolsos sin olvidar nada.


¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!

¿Cuán útil te pareció esta información?

Haz click en una estrella para otorgar nota

Comentarios

guest
3 Comentarios
Más recientes
Menos recientes
Inline Feedbacks
View all comments

Noticias relacionadas

Blog Andesgear